El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

jueves, 7 de febrero de 2008

Tan Bárbara como siempre



PUBLICADO POR ESTAMPAS

Tan Bárbara
como siempre


Un afiche de Unicef significó su reaparición, al menos en Venezuela. Sin embargo, Bárbara Palacios sigue tan activa profesionalmente que la palabra "retiro" no existe en su diccionario.
Desde su residencia en Florida, Miss Universo 86 lecontó a Estampas en qué está trabajando y si piensa volver al país.
Por Efraín Castillo

Lo último que los venezolanos recuerdan de Bárbara Palacios es su elegante humanidad, lujosamente trajeada, bajando las escaleras del Poliedro como animadora del Miss Venezuela 1996. A finales del año pasado, Palacios reapareció en unos afiches de Unicef, como parte de una campaña de recaudación de fondos para programas de ayuda social de la organización. La actividad fue considerada por muchos como la primera aparición pública de la ex Miss Universo en nuestro país en más de un lustro. Sin embargo, se equivocan quienes piensan que Palacios está viviendo una especie de descanso. Desde hace ocho años, la ex reina de belleza vive en el sur de Florida, en Estados Unidos, con su esposo y sus dos hijos. Allí maneja su propia empresa, cumple su rol de madre y esposa (su "verdadera prioridad", según afirma) e, incluso, se mantiene activa como presentadora de eventos especiales. Por segundo año consecutivo, fue animadora del show previo a los Premios Grammy Latinos y en 2007 condujo el Miss Ecuador, en Quito.

Palacios encabezó una campaña de Unicef
para Venezuela


Y es que Bárbara Palacios parece seguir siendo imagen de referencia para la mujer latina, sobre todo la radicada en Estados Unidos. En las cadenas de televisión
hispana de ese país pueden verse micros con sus "tips de belleza" y son varias las revistas especializadas(desde moda hasta salud) que le solicitan entrevista. Por eso siente cierta extrañeza de que en Venezuela no se escuche de su trabajo.

¿Por qué se tiene tanto tiempo sin saber
de ti en el país?


"He estado involucrada en muchísimas actividades y me extraña que mi gente no sepa de mí. Siempre estoy cercana a Venezuela aunque no vivo allá. Siempre extraño a mi país que es el más hermoso,y de verdad que lo que uno más lleva como venezolana en el corazón es su tierra y su gente. Además, me considero embajadora de Venezuela, porque donde voy, trato de llevar muy en alto el nombre de mi país. Y eso es algo que hago con muchísimo orgullo".

Construyendo un pequeño imperio

Después de conversar con Bárbara Palacios queda muy claro que esta venezolana definitivamente no ha perdido el tiempo. Dos décadas después de que se coronó Miss Universo, ha capitalizado con creces la fama que obtuvo tras su participación en este concurso de belleza, y su nombre se convirtió en una marca que ella misma levanta y protege día a día. La compañía que comenzó, en 1999, con una pequeña tienda de joyas en un centro comercial de Caracas, ahora tiene su centro de operaciones en Miami e incluye en su catálogo carteras, accesorios textiles y productos de cuidado personal. Todos bajo el nombre Bárbara Palacios, por supuesto.

En ocho años, su empresa ha construido una red de distribución que incluye cinco tiendas propias en el sur de Florida y una franquicia en Costa Rica. Además, sus artículos se venden en tiendas por departamento de Ecuador y, desde diciembre, la cadena Beco de Venezuela incluyó un stand de exhibición de su línea Casual. Por si fuera poco, el gobierno de Cantabria, en España, invitó a la firma Bárbara Palacios a la pasarela de moda 2006, para presentar sus productos en el mercado ibérico.

Palacios parece seguir aplicando los conocimientos de mercadeo que adquirió incluso antes de ser Miss Venezuela y que la llevaron a tener dos empresas de publicidad en nuestro país durante 11 años. "Yo no soy diseñadora, pero soy una mujer de publicidad, muy creativa -dice, rememorando el inicio de su negocio de prendas-, por eso empecé a estudiar el área, me rodeé de gente del sector y creamos joyas que fueran accesibles al público (…) Eso lo trasladé a Estados Unidos".

Hoy su empresa tiene más de 30 empleados, firmó convenios con varias compañías del mundo cosmético y de la moda, incluyendo una con sede en Hong Kong, que se encarga de producir muchos de los accesorios que llevan su marca. "Para mí es una responsabilidad muy grande porque cada producto que sale lleva mi nombre y, por lo tanto, tiene que ser de excelencia. Si no, no sale. Y esa es mi convicción".

¿Como empresaria, eres aguerrida como Donald Trump, el dueño del Concurso
Miss Universo?


"No imito a nadie, creo que cada quien tiene un estilo propio. Yo soy una empresaria motivadora, yo necesito tener un equipo motivado, contento, las 24 horas del día y me gusta mucho escuchar.
Me intereso en lo que mi gente opina, en lo que quiere. Me gusta un equipo que me dé nuevas ideas, que me diga dónde hay equivocaciones para cambiar el camino.

Igualmente me gusta escuchar al público, atenderlo, porque eso nos ha permitido mejorar las colecciones de productos que lanzamos. Creo en estar atento y, sobre todo, en el respeto y en la honestidad que hay que tener en el trabajo. Siempre trato de estar en contacto con las empleadas de las tiendas, enseñarles y conocerlas, para que sientan que manejan el producto y que yo soy un apoyo".

Y es que cuando Bárbara Palacios habla es tan entusiasta que pareciera estar conversando con su fuerza de ventas. Quizás por eso decidió ampliar su horizonte empresarial hacia un nuevo ámbito. Del mundo de la moda, ahora pasará al de la motivación personal y ya registró una nueva empresa: Bárbara Palacios Coaching Group. "Estoy muy interesada en promover eventos, conferencias y talleres de superación y mejoramiento, no solamente profesional sino también espiritual".


Las tiendas Beco promocionarán sus accesorios. Ya sus
prendas se venden en Ecuadory Costa Rica


¿Piensas viajar a Venezuela para ofrecer
esas charlas motivacionales?


Sí, claro. Pensamos viajar por varias partes de Latinoamérica, porque nuestro propósito es ofrecer nuestros servicios a empresas latinoamericanas en Estados Unidos, a empresas estadounidenses ubicadas en Latinoamérica o a empresas latinas que deseen proveer estos talleres a su personal, de manera
que sus empleados puedan crecer".

¿Quieres replicar la "fórmula de éxito"
de Bárbara Palacios?


"Totalmente. Creo que en la vida hay que ayudara otros a crecer y yo he sentido siempre ese llamado de poder darle a otros las cosas que yo, a través
de mi experiencia y de mis años de trabajo, he encontrado, he aprendido y he convertido en éxito.De estos años en adelante, me veo ayudando y promoviendo actividades en las que me sienta más útil. Quiero ayudar mucho más a transformar
la vida de otros".

Como en otras ocasiones, Bárbara Palacios piensa en grande con este proyecto y no descarta volver a la televisión, esta vez con un programa propio.
Estudia la posibilidad de tener un talk show en el que pueda desarrollar sus ideas como "motivadora". Seguramente sabrá sacarle provecho a la oportunidad. No en vano ha construido un "mini emporio" en menos de una década, gracias a la imagen que ella ha construido de sí misma y que cuida activamente, según confiesa.

¿Eres muy celosa en el manejo de tu imagen? ¿Trabajas duro para conservarla?

"Sí, trabajo duro y soy muy cuidadosa, pero no porque sienta que algo se va a quebrar. Lo que ves de mí es lo que soy. Y más que cuidadosa he sido responsable. Un día me tocó la oportunidad de representar a mi país, y donde voy, no dicen solamente Bárbara Palacios, sino que me ven y hablan de Venezuela (…) Además, siempre he pensado que las personas públicas tenemos un trabajo más arduo que las demás, porque nuestro comportamiento se refleja en otros. Tenemos una doble responsabilidad".

Madurez, Dios y Familia

La imagen de una Bárbara esbelta y muy bien conservada podría sorprender a muchos, sobre todo porque la ex Miss Universo ya no tiene 20 años. Pero a Palacios la madurez le ha sentado tan bien que si usted visita su página web (www.barbarapalacios.com) podrá comprobar por qué esta mujer sigue siendo una referencia de belleza en el mundo. En medio de sus cuarentas, Bárbara Palacios asegura que se siente más joven que nunca.

¿Le tienes miedo a la vejez?

"Para nada. Tengo 43 años y cada día estoy más joven, porque adoro los años. Estoy en contra de la gente que se quita la edad, porque para mí cada año es la bendición que Dios me da de permanecer en este mundo, de disfrutar a mis seres queridos y de ver a mis hijos crecer. Creo que la sabiduría de los años es maravillosa y todos los días pido poder llegar a viejita y estar rodeada no sólo de nietos sino de bisnietos".

Eso sí, Palacios reconoce que es muy cuidadosa con su cuerpo y su salud. Dice ser enemiga de las dietas, pero adora el deporte, el cual practica constantemente. Sin embargo, cree que la mejor arma para verse joven es la alegría del espíritu. "Esa alegría me ha permitido mantenerme con mi edad en la mejor forma posible, sin abusar ni pensar que la belleza es lo importante o lo primero. Yo le digo a las personas que la juventud viene de adentro hacia fuera. Si te sientes bien, alegre, en paz, eso es mejor que cualquier cirugía. Si nos aceptamos, eso brota y hasta las células de nuestro organismo lo captan".

Palacios también se ha vuelto una mujer muy espiritual. En sus respuestas, la palabra Dios siempre está incluida. "Para mí, hoy en día, es muy importante tener una relación con Dios, más allá de una religión o una iglesia en particular. La conexión diaria con Cristo es la verdad más grande y la fuerza que necesitamos todos para cumplir el propósito que Él nos dio. No somos una coincidencia, somos un por qué y un propósito definido. Debemos sacar lo mejor de las bendiciones de Dios y ponerlas a trabajar, para que produzcan mayores cosas. Allí esta la felicidad que todos buscamos".

Una felicidad que brota en su voz, sobre todo cuando habla de su familia. Su hijo mayor (aquél Víctor Tomás que los venezolanos conocieron como el bebé que usaba los pañales Mimadito) ya tiene 14 años, mientras su segundo crío cumplió nueve. "Ahí sí se me cae la baba", reconoce, luego de lo cual se explaya en explicar que ambos son buenos estudiantes y excelentes deportistas. Incluso, la oportunidad sirve a Bárbara para dejar claro que sus hijos y su esposo son su prioridad, por encima de cualquier negocio.

¿Dejarías todo por tu familia?

"Siempre lo he hecho. Yo he dejado proyectos, viajes y eventos por mis hijos, y para mí eso no es sacrificio. Mi prioridad son ellos y mi esposo. Cuando me vine definitivamente a Estados Unidos lo hice para desarrollar mi empresa, pero también para dar estabilidad a mis hijos. Si algún beneficio me ha dado ser dueña de mi negocio es que siempre he planificado mi trabajo en función de ellos. Todos los días los recojo en el colegio, no me pierdo una actividad deportiva y siempre estoy pendiente de sus tareas. Eso no me hace mejor mamá, pero ellos saben que cuentan conmigo para todo".

Quizás por eso no sea casualidad que Palacios haya decidido apoyar en Venezuela una causa como la de UNICEF. Ya en Estados Unidos trabaja con las Damas Salesianas para recaudar fondos a favor de hogares de atención a pequeños de bajos recursos. "Siempre estoy abierta a toda fundación o asociación que considere que un granito de arena mío pueda hacer un cambio. Si el estar en la foto de un afiche puede repercutir en la salud y en el beneficio de tantos niños, bienvenido sea. Lo hago con mucho gusto".

Bárbara Palacios también tiene tiempo para hablar de la situación del país. Aunque tiene ocho años fuera de Venezuela, dice que sigue muy pendiente de lo que aquí ocurre.

¿Qué les dices a los venezolanos en medio de la situación política
y social que está viviendo el país?


"Tenemos que estar en oración, en entrega total, para lograr las soluciones que nos permitan convivir como nos merecemos, en libertad, en armonía, con una verdadera democracia. Porque eso somos los venezolanos, hombres y mujeres libres, de trabajo, de esfuerzo. Hablar de Venezuela es hablar de grandeza, de belleza, de talento, de capacidad e inteligencia. Y todo eso tiene que brotar de cada uno de nosotros. Y yo sé que en la misericordia de Dios y en su fuerza y en su poder va a estar nuestra tranquilidad futura. El año 2008 viene con muchísimas cosas buenas".

"Amén, Bárbara", dirán muchos.


Miss Venezuela y concursos de belleza

Foto: www.missvenezuela.com
Aunque Bárbara Palacios se hizo conocida a partir de su coronación como Miss Venezuela y Miss Universo, asegura que su éxito está muy lejos de deberse únicamente a su pasado de reina de belleza. "En Estados Unidos el éxito se consigue trabajando, y aquí no se trabaja ocho horas al día, sino 12 y hasta 24".

De hecho, Palacios es categórica al afirmar que los concursos "no son una plataforma de superación personal". "Los concursos de belleza son simplemente eso, concursos que ofrecen una linda experiencia que da la oportunidad a la joven de aprender muchas cosas, como desenvolverse frente a un público o representar a su país. Sin embargo, para mí la superación va relacionada con el estudio, con la formación profesional. Eso es lo que verdaderamente permite el crecimiento. Si las jóvenes saben aprovechar la experiencia de participar en un concurso, podrán llevar ese aprendizaje a otros campos de su vida. Si no saben hacerlo, sencillamente será una experiencia negativa".

¿Crees que el concepto de los concursos de belleza está vencido?
"No. Los concursos siempre serán llamativos, porque son como un reality show en el que la gente ve a las jóvenes con sus sueños y anhelos. Además, la belleza es un valor que admiramos todos, aunque el concepto sea muy subjetivo. Sin embargo, creo que los concursos deben promover no sólo la belleza física sino la integral. Que dejen ver a mujeres seguras de sí mismas, que demuestren mucho más que atributos físicos. Los concursos deben ser una fuente de inspiración para que las jovencitas, al verlos, sepan que ser bonita no basta".

¿Crees que el manejo actual del Miss Venezuela ha impedido que se sigan
ganando concursos de belleza en el exterior?


"Miss Venezuela fue patrón para muchos países, que en cierta manera copiaron o aprendieron las cosas buenas que ha hecho esta organización. No creo que el concurso se esté manejando mal actualmente. Simplemente siento que ahora hay más competencia. Y eso es bueno, porque así se dan mejores oportunidades de formación para las concursantes".

En 2006 se cumplieron 20 años de tu coronación como Miss Universo, pero en Venezuela no se te hizo ningún homenaje. ¿Hubo mezquindad hacia ti?

"No, al contrario. Los organizadores del Miss Venezuela siempre quisieron hacerme un homenaje, pero yo no pude aceptar, por compromisos de trabajo. En ese tiempo tenía una invitación del gobierno de Cantabria, en España, para participar en la pasarela de moda de esa región y no me fue posible cambiar las fechas".

Por cierto que se espera que Bárbara Palacios regrese a Venezuela antes de mediados de este año, con el fin de promocionar su línea de accesorios femeninos. Descarta de inmediato que la oportunidad sea aprovechada para que se le haga un homenaje. "No, y no creo que sea necesario. Todo tiene su momento. Ya será para cuando se cumplan los 30 años de mi
reinado (risas)".