El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

martes, 15 de enero de 2008

Carolina Herrera "Todo lo que toca lo convierte en oro"



Fuente: LUISESPECTACULO

Carolina Herrera
"Todo lo que toca lo convierte en oro"


Con un estilo único, majestuosa, belleza innata, elegante por sobre todas las cosas y con un gusto excepcional, nuestra diseñadora de modas se encuentra en un momento importante de su vida. El lanzamiento de su nueva colección llegó hasta luisespectaculo.net y aquí te la traemos completa.

Por Luis García
Fotos Cortesía Carolina Herrera

Quién le iba a decir a esta mujer nacida en 1939 en el seno de una rica familia venezolana que a los 42 su vida daría un giro radical.

Carolina Herrera presentó su primera colección en 1981. Hoy tiene boutiques en Estados Unidos, Europa, Dubai y México, donde comenzó la expansión latinoamericana que continuará en el 2007 con Panamá.

Caracas encabeza la lista de sus planes para Suramérica. Herrera, incluida este año entre los 100 latinos más influyentes para la revista People, -entre ellos Jennifer López y el presidente Hugo Chávez Frías-, no habla de política, y mucho menos de la política en su tierra.

"Venezuela es un país maravilloso que encontrará su camino", se limita a comentar la diseñadora que el próximo 5 de febrero presentará su colección de invierno en las pasarelas de Nueva York.


-Como a Manolo Blahnik, -el mismo que con sus zapatos enloquecía a Sarah Jessica Parker en Sexo en la ciudad-, a usted también la convenció la ex directora de Vogue, Diana Vreeland, para hacer su primera colección. ¿Cómo recuerda aquellos momentos?

-Le comenté a Diana que quería diseñar telas. Me dijo que eso era muy aburrido, que diseñara vestidos. Y me entusiasmó. Lo recuerdo con mucha angustia porque todo era nuevo. Sentía una gran responsabilidad y a las mujeres les encantó. Mi colección estaba dirigida a una mujer sofisticada, elegante, femenina, activa, independiente. Así empezó y así sigue siendo.

-¿Qué ha cambiado desde 1981?

-Todo cambia en la moda. Y el que no cambie se queda atrás. Presentamos las grandes colecciones cada seis meses y la pregunta de las clientas es siempre la misma: "¿Qué hay de nuevo?".

-¿Usted es de las que piensa que ahora vamos uniformadas o que cada vez buscamos más un estilo propio?

-Te lo digo en pocas palabras: La moda cambia, el estilo se queda. La mujer elegante cambia con la moda pero no pierde el estilo.

-Vio su primer desfile en París a los 13 años junto a su abuela. El desfile era de Balenciaga.

-En aquel momento lo que más me interesaba eran mis caballos y mis perros. Lo de la moda llegó después.

-¿Cómo ha influido su pasado en los diseños?

-Crecí rodeada de mujeres bien vestidas a las que les gustaba mucho la moda. Y yo era una de ellas.

-También compartía noches con la troupe de Andy Warhol en Nueva York. ¿Cómo era aquella mezcla?

-Siempre ha sido así. Todo el mundo se ha mezclado con los grandes artistas.

-Quiere decir que la alta sociedad siempre se ha mezclado con los artistas.

-Claro. Yo he sido amiga de artistas como Robert Mapplethorpe, que me fotografió muchas veces. La vida es mucho más divertida si mezclas. Quienes tienen talento y curiosidad acaban encontrándose.

-Su último gran proyecto, CH Lifestyle, nació para el mercado europeo.

-Es mi bebé. Tiene sólo cuatro años. Todas las tiendas están decoradas como una casa, con chimeneas y sofás. Es un estilo de vida con diseños para hombres, mujeres, niños, accesorios...

-¿Por qué no la ha abierto todavía una boutique en Venezuela?

-Porque hemos abierto en otros lugares, pero Caracas es la primera en la lista, aunque no sé la fecha de apertura.

-¿Cuáles han sido los hitos mas importantes de su carrera, más allá de las camisas blancas?

-El gran éxito de Carolina Herrera son las mujeres y los hombres que compran todo lo que hago. Mientras más compren más éxito tendré. Las camisas blancas han estado ahí siempre. Lo que yo vendo es la sofisticación de las mujeres que se las ponen.

-Su hija, Carolina Herrera Jr., es su mano derecha en las fragancias. ¿Será su sucesora cuando se retire?

-Llegó en 1996 para hacer una pasantía y nos gustó tanto que le propusimos que se quedara. Acabamos de hacer la campaña de primavera-verano con ella como la imagen de CH para todo el mundo. Yo no pienso retirarme todavía. Si ella quiere, claro que será mi sucesora, pero está más interesada en los perfumes que en la moda. Carolina tiene una particularidad: hace moda sin quererlo. Se viste tan bien que es muy innovadora.

-¿Qué opina de las recomendaciones del comité de diseñadores americanos para los desfiles en Nueva York?



-Que tenemos una gran responsabilidad, pero también es una cuestión de edad: las niñas empiezan a los 14 años, no están desarrolladas, por eso son tan delgadas. Una de las ideas de enseñar las colecciones en mujeres tan delgadas es crear una fantasía para el público, pensando que si compran ese vestido se van a ver como ellas. Pero obviamente tenemos que luchar contra la anorexia. Yo el año pasado cancelé a una niña cuando me dí cuenta de lo flaca que estaba.

-¿Por qué no desfila en Europa?

-Sólo desfilo en Nueva York porque es una gran capital del mundo de la moda. Todos los europeos quieren desfilar o vender en Nueva York. Si ya estoy aquí para qué me voy a ir. No me llama la atención desfilar en París o Milán.

-Lo latino está de moda en Estados Unidos.

-Siempre ha estado de moda. Los latinos que llegan a este país tienen que saber que lo primero para que te tomen en cuenta es hablar el idioma. Muchos dicen que están marginados, pero es que si no hablan inglés se quedan fuera.

-La revista la ha incluido en su lista de los 100 latinos más influyentes.People

-Es muy halagador. Si la revista People lo dice debe ser verdad. La gente que se cree muy importante es porque no lo es.

-"Todo lo que toca lo convierte en moda", se puede leer en su página web.

-Qué bueno. Me encantaría creérmelo. Aunque en realidad me gustaría más que dijera "todo lo que toca lo convierte en oro".