El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

martes, 7 de abril de 2009

Chocolate venezolano: Los Dioses deben estar… encantados!


Publicado por Globovisión

Chocolate venezolano: Los Dioses deben estar… encantados!
Oscar Méndez /Oscar2000_60@hotmail.com



Ha pasado muchísimo tiempo desde que los aztecas consideraban la bebida que preparaban a partir del fruto del cacao como digna sólo de los dioses.

Jamás se les ocurrió pensar que sería más bien el cacao de sus vecinos caribeños (“los venezolanos esos, a los que les encanta una rumba y el tal juego de pelota en el que nunca llegan a rodar cabezas”) el que alcanzaría a obtener después de siglos y siglos el reconocimiento del Viejo Mundo (“ingratos conquistadores: después de todo siempre les atrajeron más las chicas amazónicas”) como el más exquisito del mundo.

Lo cierto es que resulta siempre muy agradable constatar la alta estima en que se tiene en Europa a nuestro venezolanísimo cacao. Y una nueva oportunidad para ello la tuve recientemente al leer en un artículo de prensa cómo dos expertos productores italianos de chocolate, de visita en Venezuela en el marco de un festival dedicado a su país, se han expresado admirablemente acerca de la calidad incomparable de nuestro fruto costeño.

Lo que sin embargo llama siempre la atención es el hecho de que disponiendo de materia prima de calidad tan extraordinaria, Venezuela aún no haya conseguido ser reconocida mundialmente por el nivel y la variedad de su producción de chocolate.

Cierto que ha habido esfuerzos muy destacables –como el de Chocolates el Rey que se ha dado a la tarea de llevar su excelente producto, portador de una imagen muy venezolana, más allá de nuestras fronteras; y, en una escala no industrial, La Praline y la gente de las tiendas Cacao merecen también mención muy especial - más a estas alturas debería haber muchas otras empresas similares en plan de desarrolllo y exportación de un producto cada vez mejor.

Pues está muy bien eso de exportar como materia prima un cacao ante el cual según se dice palidecen los de África y Europa, pero también debería ser nuestro norte hacernos de renombre internacional en materia de barras, bombones y otras muchas formas de presentación del exquisito manjar.

Siendo amante de la cocina tradicional venezolana, es natural que entre mis productos consentidos se encuentre el chocolate, por lo que siempre he albergado el deseo de incorporarlo de alguna manera en la línea de exquisiteces artesanales que elaboro como parte de mi proyecto de vida.

Lo que me lleva al tema de las dificultades que se le presentan a los emprendedores en este país bendecido por la naturaleza pero en el que la iniciativa individual tiene que salvar barreras tales como los precios perversos para el alquiler de locales, los costos exorbitantes de los equipos e insumos, la compleja tramitación legal, y el muy difícil acceso al financiamiento bancario.

Más, a pesar de todo ello, nunca debe uno cejar en el afán por emprender un negocio propio; sobre todo cuando el suelo patrio es capaz de dar frutos como nuestro envidiable cacao. De manera que la aspiración de ver en algún momento a Venezuela reconocida a nivel internacional no sólo por su producción petrolera sinó también por la calidad de sus productos gastronómicos manufacturados debe ser motor que potencie los esfuerzos de todos aquellos que en nuestro país trabajamos en el exigente campo de las artes culinarias.

A continuación y como cierre les anoto la receta de una torta suiza con almendras. Se la llama así porque se asume que los suizos son los fabricantes del mejor chocolate del mundo. Pero, adivinen qué: Venezuela es el país de donde proviene el cacao que los muy circunspectos catires emplean. Hasta la próxima semana.


Por Oscar Méndez
Chef e instructor de cocina.-

Telf.: (0416) 729.6599
Oscar2000_60@hotmail.com