El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

domingo, 16 de marzo de 2008

El futuro de un país no sólo tiene que ver con un gobernante


Juanes: El futuro de un país no sólo tiene que ver con un gobernante

Publicado por El Universal

Cúcuta.- Un canto a la paz, un grito de "no a la guerra" y una reafirmación a la hermandad entre los pueblos colombiano, venezolano y ecuatoriano, centraron el concierto "Paz sin fronteras" que tuvo lugar hoy en el puente Simón Bolívar, límite entre Colombia y Venezuela, reseñó Efe.

Con un calor sofocante, la menos cincuenta mil personas se congregaron para asistir al concierto que ofrecieron los españoles Alejandro Sanz y Miguel Bosé, el ecuatoriano Juan Fernando Velasco, el dominicano Juan Luis Guerra, el venezolano Ricardo Montaner y los colombianos Carlos Vives y Juanes, que tuvo la iniciativa.

Juan Esteban Aristizábal, verdadero nombre de Juanes, tuvo la idea de reunir a varios cantantes cuando estalló la crisis entre Colombia, Ecuador y Venezuela, debido a la operación militar colombiana en territorio ecuatoriano en la que resultó muerto el considerado número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), "Raúl Reyes".

Ecuador rompió relaciones con Colombia, Nicaragua hizo lo mismo y Venezuela cerró su embajada en Bogotá y expulsó al personal diplomático colombiano en Caracas, pero la crisis se resolvió en la reunión que el Grupo de Río mantuvo en República Dominicana la semana pasada.

Con broche de oro

Juanes se encargó del cierre y recordó que: "estamos afirmando el derecho a vivir en paz" e hizo un llamado para que se tome conciencia de que "el futuro de un país no solo tiene que ver con un gobernante o presidente" sino de la ciudadanía.

"Éste es el comienzo de una nueva era, aquí no hay diferencias políticas, ni raciales, ni de religión; hoy somos uno, somos hermanos", dijo Juanes que comenzó su actuación con "A Dios le pido" y la terminó con "La camisa negra".

Agradeció a "todos los que han hecho posible" el concierto y también a los presidentes Álvaro Uribe (Colombia), Rafael Correa (Ecuador) y Hugo Chávez (Venezuela), así como a otros cantantes que no pudieron acudir, pero que se solidarizaron con su iniciativa.

"El lugar del concierto, en la frontera entre Colombia y Venezuela "hoy es un símbolo", dijo Juanes.

Cantó con Bosé "Nada particular", del último disco de éste, y el cantante español, muy expresivo, afirmó que "a Juanes habría que clonarlo" porque, dijo "tiene un par de cojones".

Bosé insistió en el "no a la guerra, sí a la paz, sí al derecho a la paz, a vivir en paz", porque "la guerra es una estupidez humana".

Una afirmación que compartieron los siete cantantes, todos vestidos de blanco, que en las actuaciones de Sanz y de Guerra subieron juntos al escenario para cantar "Corazón partío", del español, y "Ojalá que llueva café en el campo", del dominicano.

Carlos Vives abrió el concierto con un llamado para que los secuestrados por las FARC "vuelvan a casa", pidió que "soñemos que los secuestrados, policías y militares, vuelvan a casa" y agregó que "toda esta energía va para ellos, para que eso ocurra".

Con Colombia, Ecuador y Venezuela bajo "una sola bandera", Vives se refirió a la idea de Juanes de realizar este concierto.

"Hoy se acabaron las fronteras", gritó el cantante a la multitud y "el mundo va a conocer este corazón grande como una papaya dulce".

El cantautor ecuatoriano Juan Fernando Velasco, actuó a continuación, y declaró que: "yo nací aquí, en Colombia, en Venezuela, en Ecuador" y afirmó que "ustedes son las voces, el mandato que pide la paz".

El cantante español Alejandro Sanz, dijo que ahora "se está haciendo historia en esta frontera", y calificó como rotundo y claro el mensaje: "no queremos guerra".

Liberación de secuestrados

"Ojalá que las FARC sigan liberando los secuestrados", puntualizó Juanes en rueda de prensa luego del concierto.

Explicó que el lugar del evento, el puente Simón Bolívar, que une la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana San Antonio, "es simbólico", pero que bien pudo ser en cualquier punto de Ecuador e incluso Perú, pues lo cierto es que "nuestro mensaje es de paz".

Puntualizó que el respeto está por encima de todo y que "hay que respetar cualquier ideología", a la vez que reclamó "tolerancia de todos" e insistió en que "no hay que imponerle nada a nadie".

Remarcó que el deseo de los artistas "es el deseo que todos tenemos de poder vivir en paz, tranquilos", al tiempo que agradeció a los colegas que lo acompañaron y a los que a la distancia, siempre estuvieron pendientes del evento de hermandad.