El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

sábado, 19 de abril de 2008

Chino y Nacho buscan el crossover.


Publicado por Estampas.

- Fotos: Cortesía
Chino y Nacho

Son profetas del reggaetón en estas tierras, pero ahora quieren "sandunguear" por otros lares. El apadrinamiento de Don Omar es el primer paso para lograr el reconocimiento internacional
Por Pablo Blanco. Foto: Natalia Brand y Rodolfo Beer


Asistente de fotografía: Anita Carli

Gracias a un amigo italiano que tienen en común -el productor musical Nucho Bellomo- les dicen "Los Mackediches". Debido a sus líricas, compuestas de conflictos amorosos no resueltos, se han dado a conocer también como "Los Reyes del Romantiqueo". Entre tanto exponente de reggaetón criollo naciente, este par ha alcanzado unos niveles de popularidad comparables con los de los salseros Servando y Florentino,
en su época dorada. Salidos, polémicamente, de las filas de Calle Ciega, Jesús
Alberto Miranda Pérez (El Chino) y Miguel Ignacio Mendoza (Nacho) despuntaron en la escena local a punta de lo que definen como música urbana, la cual -según explican-, además de reggaetón, está conformada por baladas, pop y fusiones de géneros. Luego de un año repleto de presentaciones por todo el país y constantes participaciones en los programas de variedades de Venevisión, editaron Época de reyes, su primer álbum de estudio, producido por su propio sello Los Mackediches Records, y con la colaboración de pesos pesados en estas lides: Norgie Noriega, L&L, Divino, Mikie Perfecto y Daniel & Yein, entre otros. Pero lo que más los tiene entusiasmados es el apadrinamiento musical del puertorriqueño Don Omar, uno de los más grandes exponentes del reggaetón dentro y fuera de la isla del encanto. Lo que comenzó con una ferviente admiración del dúo por este artista boricua ha devenido en una amistad que, posteriormente, quedó plasmada en un tema que también está incluido en el disco en cuestión: Dentro de mí, cuyo clip promocional fue grabado recientemente en Nueva York. Así, pues, los artífices de Ese hombre soy yo, ahora apuestan por abrirse camino fuera de Venezuela.

Más allá del "sandungueo"
Quien los ve en la tarima pudiera imaginarse que, fuera de la misma, pudieran tener una actitud imponente, propia de las descargas del género musical que más han puesto en práctica. Nada más alejado de la realidad. Estos veinteañeros -para muchos, unas deidades del ritmo- son de hablar pausado, ideas claras y genuina sencillez. Esta última muy contrastante, por cierto, con el empaque en el que vienen: carros último modelo y un evidente gusto por el fashion. He aquí lo que piensan.

¿Preparados para la internacionalización?
Nacho: "Totalmente. El primer paso ha sido colaborar con el proyecto musical El Orfanato de Don Omar. Él es uno de los más grandes. En nuestro primer viaje a Puerto Rico fue quien nos llevó a grabar con los mejores, como L&L y Noriega. Les dijo: 'Tienen que creer en estos muchachos'. Y mira que son bien cerrados en la isla con el género del reggaetón".

¿Cómo lo lograrán?
Chino: "Yo creo que tenemos que arriesgarnos, como lo han hecho varios modelos y actores venezolanos. Ahí tenemos a Edgar Ramírez que creyó en él mismo y se fue a Hollywood. Si tenemos que vender nuestras casas y nuestros carros para establecernos unos años en otro país, lo haremos. Nos llena de orgullo que Voz Véis haya ganado un Grammy o lo que está pasando con Caramelos de Cianuro, por ejemplo".

¿Se irían definitivamente del país?
Nacho: "Para nosotros las cosas siempre cambian de un momento a otro. A lo mejor nos tenemos que ir a vivir a Singapur (risas). Hay situaciones en las que uno no puede decidir. En principio nos gustaría quedarnos aquí".

¿Románticos del reggaetón?
Nacho: "Somos un dúo de música urbana. Queremos componer temas que la gente disfrute, que no sean muy tristes, pero tampoco que hablen todo el tiempo de 'perreo' y 'sandungueo', sino escribir letras que digan más que 'te agarro pa' cá' o 'te agarro pa' llá'. Que la melodía no sea solamente batería, bajo y 'chanteo'. Eso ya está trillado".
Chino: "Por eso nuestra nueva producción es un álbum doble. Uno de los discos es totalmente romántico, contiene boleros, baladas y bachatas. El disco dos es de música urbana. Eso es para que la gente no nos encasille en un solo estilo musical. Ya antes habíamos hecho algunos experimentos melódicos: cuando estábamos en Calle Ciega, el tema Tú y yo, de la telenovela Los Querendones, fue arreglado con la Orquesta Sinfónica de Venezuela. Fue una fórmula que volvimos a repetir con Vuelve, que estará en Época de reyes".

¿Quiénes son su mayor competencia?
Nacho: "Antes de nosotros el dúo juvenil por excelencia había sido el de Servando y Florentino, y ellos hacían algo completamente distinto a lo que hemos hecho hasta ahora. No es que no tengamos competencia, ¡ojo!, que no se malentienda. Pero estamos tratando ser algo más que una boys band. Nos estamos concentrando más en la música que en la imagen".

Pero también han vivido de su imagen…
Chino: "Obvio. Tenemos un público conformado, en su mayoría, por mujeres, y a las mujeres hay que darles lo que quieren ver. Pero nuestro show incluye toda una banda justo detrás de nosotros, lo cual no es muy típico en los reggaetoneros, así que no se trata sólo de apariencia".

¿Se han planteado cambiar de look?
Chino: "Claro. No estamos sujetos a una imagen específica. Yo, en cualquier momento, me quito las trenzas y salgo con el coco raspado. Nacho antes tenía unas trenzas larguísimas y míralo ahora. Lo único que no cambiaríamos es el respeto que sentimos por la música".

¿Cuentan con un asesor de imagen?
Nacho: "Actualmente es Bosillo, el mismo de Don Omar. Cuando vamos a Nueva York salimos a comprar ropa con él. Nunca hemos tenido un diseñador particular como tal, cada quien se compra lo que le gusta".

O sea, que la música sí paga…
Chino: "Más o menos (risas). Si no aprovechamos este momento nos quedaremos sin nada. Nos gusta invertir. Yo siempre pienso en inmuebles. Y ahora ambos estamos interesados en invertir en otros grupos, porque sabemos lo que puede rendir un artista bien manejado. Contamos con las herramientas para hacerlo. En Venezuela hay muy poco conocimiento de lo que es ser un mánager".
Nacho: "A mí me gusta mucho invertir en carros. Escribir temas también me genera buenos ingresos. Cada tres meses recibo regalías por derecho de autor. El año pasado hicimos el tema de la cuña de Navidad de Venevisión, una canción para la Copa América y el opening del Miss Venezuela".

Hay quien los tilda de divos…
Nacho: "Ser divo es una etapa de todo este cuento. Y, nosotros, claro que la hemos vivido. Creo que todos los artistas pasan por eso. Llegas a creerte absolutamente todo lo que te dicen en la calle los fanáticos. A veces te ponen como un Dios y, bueno, al final somos seres humanos. Afortunadamente, la familia siempre te baja a tierra".
Chino: "Somos personas distintas a las que se ven en tarima. Si bien es cierto que en escena proyectamos fuerza, fuera del show somos completamente normales. Nos duele la cabeza, vamos al baño, etcétera. Muchos juran que yo me la paso en una discoteca con un poco de mujeres y no es así. Disfruto mucho el tiempo que paso con mi mamá, con mi perro, con mi novia…".

¿Cómo hacen para tener pareja?
Chino: "Lo que más sufren ellas son nuestras ausencias en momentos importantes. Siempre trabajamos el Día de los Enamorados, el 24 y el 31 de diciembre, por decirte tres fechas importantes. Es difícil que podamos acompañar a una novia a alguna fiesta que sea un sábado. No es fácil".
Nacho: "Yo creo que el amor puede con todo eso y más".
Chino: "Así es".

O sea, que tienen pareja…
Chino: "Yo estoy tratando de cultivar algo para ver si recojo mi siembra. Ando encaminado hacia un amor un poquito más maduro. Necesito alguien con quien compartir mis triunfos y derrotas que no sea mi mamá".
Nacho: "Yo no tengo pareja actualmente".

¿Qué tienen en común?
Chino: "Que los dos disfrutamos muchísimo estar con nuestras familias".

¿Y en qué se diferencian?
Nacho: "Somos más distintos de lo que te puedas imaginar. Yo siempre trato de ser bastante realista, por lo que,
a veces, me ven como un pesimista. Él tiende a ser
más soñador. Creo que entre los dos encontramos un punto medio beneficioso para este proyecto musical que
tenemos, que es como
un hijo en común".
Chino: "Nunca ha pasado
que discutamos porque yo quiero que salga una canción mía y no una de él. Todo lo hacemos en beneficio del dúo y, por supuesto, del público".

¿Lo más insólito que
les ha pasado con
sus fanáticos?
Nacho: "Creo que nos
ha pasado de todo. Pero recuerdo, especialmente,
una vez que una muchacha le cayó a besos al Chino. Ni siquiera los de seguridad podían despegarla (risas)".
Chino: "Yo recientemente sufrí mucho por un cáncer que tenía mi abuela. Cuando
iba a verla al hospital, la gente se ponía brava porque no les daba un autógrafo. Para mí fue un momento muy difícil. Son casos en los que hay que armarse de paciencia".
Nacho: "Si nos alojamos en un hotel, ellas se las ingenian para saber el número de habitación y hasta alquilan todo el piso debajo de nosotros. No somos odiosos, pero tampoco podemos armar una fiesta con cada fanática. Es un rollo, porque si no las atendemos dicen que somos antipáticos, y si las atendemos muy bien, hay quien comienza a inventar que nos estamos aprovechando de ellas. Siempre tratamos de coordinar, con los de seguridad, para que, una por una, se tomen fotos con nosotros".
Chino: "A mí, a veces, me preocupa cuando me halan el pelo".

¿Difícil ser famoso, entonces?
Nacho: "Más que difícil puede llegar a ser agotador. Los minutos de descanso que uno tiene son de soledad y eso sí es difícil de sobrellevar. Cuando estás sobre la tarima tienes a 10 mil personas al frente, llenas de euforia, lo cual es muy bueno. Pero cuando se acaba el concierto te sientes solo. Yo tengo la dicha de tener familia en toda Venezuela, por eso las giras son la ocasión perfecta para ver a mis parientes".
Chino: "A mí la soledad me alimenta para muchas cosas. Siempre somos 30 personas conviviendo; es decir, 30 personas montadas en una tarima, 30 personas viajando en autobús o en avión… En ocasiones necesito decir: '¡Ya!'. Me instalo en la computadora o me pongo a ver televisión. Me resulta beneficioso".

¿Cuál es su mayor apuesta en 2008?
Chino: "Hay dos cosas. Una de ellas es la promoción de Dentro de mí, nuestro video con Don Omar. La segunda es que, a mediados de año, tenemos pensado lanzar una edición especial de Época de reyes, en la que tendremos muchos temas con otros artistas internacionales".

¿Disipados todos los rumores de separación?
Nacho: "Si nos ha ido tan bien como dúo, separarnos sería romper la magia. Además, es una inversión que no sabemos si va a funcionar. Son lujos que se pueden dar gente como Wisin & Yandel, de quienes somos seguidores".
Chino: "Verme en una tarima sin Nacho, para mí, sería bien difícil. Sería también
una tontería. El año pasado tuvimos 168 conciertos, eso no lo hace cualquiera,
a menos que sea un mariachi (risas)".

¿Qué tipo de música no harían?
Nacho: "Ópera. No porque no nos guste, sino por razones obvias. Sería
una comedia".
Chino: "Más bien una tragedia (risas)".

pblanco@eluniversal.com

"Romantiqueo" en la web
• En www.losmackediches.com.ve, además de sus biografías y noticias sobre sus presentaciones, se pueden encontrar archivos de audio de sus éxitos más sonados como
Voy a caer en la tentación y, el más reciente, Vagabundo de amor.
• Quienes quieran pertenecer al club de fans oficial pueden escribir a Ana Vigo
al siguiente correo electrónico: coorindadoranacionalchinoynacho@hotmail.com.
• Otra dirección virtual del dúo es www.myspace.com/chinoynacho. Allí, entre otros vínculos,
hay un sinfín de fotos de estos artistas con sus seguidoras.

VAGABUNDO DE AMOR