El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

martes, 7 de octubre de 2008

El caraqueño que le abre el apetito a Nueva York


Publicado por: Todo en Domingo

Una pizza con huevos para el desayuno, un club sándwich de helado, lumpias rellenas de ensalada César y una lasaña de chocolate son algunas de las recetas con las que George Durán despierta el interés de la gente por la cocina en las calles de Manhattan. Su programa Ham on the street, transmitido por Food Network, llega a un público cada vez más joven

Cuando el ceño fruncido de una nonna de Little Italy da paso a una sonrisa nerviosa, porque la lasaña de chocolate que probó –y le gustó– no es algo que su mente pueda aceptar con facilidad, o cuando un turista en Las Vegas dice que le encantan los jalapeños rellenos de mantequilla de maní y mermelada, George Durán se crece ante la cámara.

Experimentar con el paladar es la norma de este gourmand y animador de Ham on the street, el programa del canal de cable Food Network. Durán es venezolano y se mudó a Estados Unidos cuando tenía 15 años (hoy tiene 33), pero todavía uno de sus recuerdos más vivos de sus días en Caracas es la imagen de él, siendo niño, aferrado al gran dedo de su padre mientras ambos compraban víveres en el mercado de Coche. "Recuerdo las frutas, las pescaderías enormes y cuando comprábamos una mascota –un gallo, un hámster, un conejo–, que mi mamá nos obligaba a regalar a los pocos días de tenerlo en casa".



De padres armenios que emigraron a Líbano, Venezuela y, finalmente, Estados Unidos, creció en un hogar donde los alimentos son el mejor instrumento para comunicarse. "En mi familia nos decimos `te amo’ con la comida".

Dice que su madre posee un don especial para hacer los platos típicos de cada país donde ha vivido, pero es una purista de los fogones a la que no le gustan las fusiones.

"Yo, en cambio, siempre pienso en cómo variar cada receta". Sin embargo, hasta su mamá tuvo que dejar a un lado sus prejuicios culinarios cuando comprobó lo acertada que era la recomendación de su hijo de agregar queso de trenza armenio para lograr un pan de jamón fabuloso.

Gourmand y animador. Aunque George Durán siempre fue un irreverente de la cocina, su osadía rozó el éxito cuando, estudiando en París en la Ecole Superieure de Cuisine Francaise Group Ferrandi en el año 2002, presentó una idea para un programa al canal francés Cuisine TV. Cámara al hombro, este cocinero recorría las calles de la capital francesa y hacía que los parisinos probaran sus recetas poco ortodoxas. "La idea de Ham on the street nace en 2006 de uno de esos programas que hice en Francia".

En él la gente se encantaba con trufas de chocolate, que luego rechazaba al saber que se hacían con queso de cabra. "Así me di cuenta de que había material para un programa".

El otro ingrediente que lo ayudó a moldear el concepto que vendió a Food Network, tras su regreso a Estados Unidos, fue su experiencia previa en televisión y radio, en la que interactuaba con la gente. Durán estudio comunicación en New York University (NYU), donde trabajó en la emisora WNYU. También tuvo segmentos en WPLJ FM y WABC, antes de entrar al staff del canal musical MTV para conducir House of Style. Luego, cuando se mudó a HTV, fue animador de Top 21 Videos y Pachanga. "Soy todo el paquete en uno –director, productor y animador– y quiero que la gente lo sepa", dice mientras degusta su sushi roll favorito en Friendhouse, uno de sus lugares predilectos desde sus días en NY. "El mejor sushi de Nueva York, pero por favor no lo digas porque se va a echar a perder".

Ham on the street no podría existir sin esa interacción con el público. Por eso, no se hace en estudio sino en la calle y en diferentes locaciones donde este cocinero caraqueño enamora a sus "víctimas" con sus platos.

"Me gusta ver cómo la gente reacciona con timidez ante la cámara y cómo cambia cuando les das a probar algo que les gusta".

El secreto es el buen humor que Durán le pone a todo. "No es más que sugarcoating, es decir, endulzar a la gente para que no note que hay un brócoli debajo de esa capa de azúcar", dice riéndose. Este toque lo utiliza, igualmente, en el segundo show que anima en Food Network, The secret life of... (sábados, a las 9:30 am), en el que explora la historia de manjares conocidos como las donas y recorre el país para conseguir los mejores lugares para comerlos.


Sabe a casa, pero... La idea de jugar con ingredientes y recetas que son familiares para su público también ha sido fundamental para captar la atención de los televidentes, especialmente los jóvenes. "Yo lo llamo comfort food con un giro de chef". Comfort food son todas esas comidas que saben a casa, que son deliciosas aunque sean calóricas y que mamá prepara con frecuencia. El giro es la labor ingeniosa de Durán, quien pone a su mente a trabajar cada noche para reinventar recetas.

Además de probarlas decenas de veces hasta lograr la que le gusta, hace que sus amigos las prueben y aprueben.

"Lo que hago es trabajar con los ingredientes básicos que usan los estadounidenses", aunque son recetas que se conocen casi en todas partes, pero que él cambia ligeramente para hacer versiones nuevas y apetitosas. "Son alimentos fáciles de conseguir, que la mayoría siempre tiene en las alacenas de casa".

Muchas de estas ideas las recopiló en el libro Take this dish and twist it (Toma este plato y dale un giro), editado en inglés por Meredith Books, que saldrá al mercado el próximo 8 de octubre y se distribuirá masivamente a través de cadenas de librerías como Barnes & Noble, así como en Internet por Amazon.com.

En sus páginas rebosantes de humor se puede aprender cómo preparar un club sándwich de helado, una pizza para desayuno con huevos y espinacas o una frittata que sabe a hamburguesa con queso. Durán enseña cómo hacer una deliciosa tortilla española de papas, pero con chips; una ensalada Waldorf para servirla en canoas de endibia, lumpias rellenas de ensalada César y hasta un perrocaliente a la venezolana como esos que saben a gloria a las 3:00 am después de una fiesta.

También simplifica la manera de hacer las fabulosas pizzas armenias y hasta da la receta secreta de la torta de chocolate chip de su madre.

Dice que a las personas les cambia la cara cuando se le habla de pizza es vez de omelette a la hora del desayuno porque no suena tan complicado, cuando leen que existe un aceite de oliva o una mezcla de panquecas en spray que se puede consumir sin pruritos, así como al enterarse que las tortillas de trigo mexicanas son perfectas para el lahmajoon.

George Durán cree fielmente que entender lo que hay en cada plato es básico para tener una buena nutrición. "Es fácil ordenar un tiramisú en un restaurante si no sabes cuánta azúcar, queso mas carpone y crema lleva. De saberlo, no lo comerías". Quizás su versión no es precisamente "ligera", pero sí aprovecha el dulce de los twinkies (biscochos rellenos de crema) que usa como base en vez de agregar tanta azúcar. "Verás que es uno de los mejores postres que has comido en tu vida", asegura.

Este cocinero estrella ha probado por sí mismo que abrir el apetito no sólo funciona para aprender a alimentarse correctamente. "Creo que la cocina es también un instrumento de socialización, porque abre puertas para relacionarte mejor con los demás". Nadie mejor que él, quien cocina casi todos los días para sus amigos, para garantizarlo.