El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

jueves, 18 de septiembre de 2008

ANA MARIA SIMON


PUBLICADO POR: SALA DE ESPERA

Locutora, presentadora de televisión, actriz de teatro, cine y televisión. Comenzó a hacer radio en 1995 junto a Luis Chataing en el Monstruo de la manaña. Hoy en día conduce en la radio el programa Ni tan calvo, ni con dos pelucas con Pedro Luis Flores en el Circuito X

“Aunque también soy actriz, es en la radio donde yo me quiero morir. Es el más fiel compañero, es mi vida y la defiendo a capa y espada, siempre lo pongo como una condición para hacer otras cosas, esto sumado a que me ha regalado los mejores amigos. Me parece el medio más poderoso que existe, es el duro, con el que realmente puedes hablar de inmediatez y de comunicación directa. No existe un medio con el que te inventes más historias.”

“Estaba haciendo el programa con Lazo en Televen, y simultáneamente tenía mi programa con Érika (Las dueñas del circo). Un señor siempre nos escribía diciendo que él y su papá escuchaban el programa todos los días. -‘Saludos a Reinaldo, que siempre nos escucha con su papá”. Un día, después de un año, nos manda un mensaje diciendo: ‘Ahora te estoy escuchando solo, mi papá se fue, pero quiero que sepas que tú le regalaste la última sonrisa’. Son cosas que no te imaginas, que haces y que te enteras con un mensaje de texto o porque te lo dicen cuando te ven. La radio es un medio que logra una conexión inimaginable. Te permite soñar, imaginar, crearte tus propias historias. Todos se creen lo que tú digas y eso es un grado de responsabilidad muy alto. Cada vez estoy más conciente de eso.”

“También la despedida que hicimos el día que me fui del Último Round con Henrique Lazo, eso se convirtió en una telenovela. En ese momento dije, ‘seis años que han valido la pena, hay público que nos quiere’. La cosa fue muy corta venas, y aunque a mi no me gusta hacerlo así, todos lloramos, nos dimos cuenta de lo leal y agradecido que es este medio.”

“Fíjate, viví casi un año en Madrid y me llevé mi aparatico para transmitir desde allá, y lo hacía a una hora insólita, pero era lo que quería. A la hora de asumir otras responsabilidades, el tener un espacio diario al aire te crea un problema, pero gracias a Dios mis jefes han sido personas que han entendido muy bien mi otra vida y son muy respetuosos de eso. Lo mejor del medio es la inmediatez, no existe otro que otorgue ese contacto instantáneo con el público. La otra ventaja es que te crea un hábito: tú organizas tu día, tú vida, antes y después del programa. Por ejemplo, yo espero más nunca volver al horario de las 6:00 am, porque cuando lo hacía vivía en San Antonio de los Altos y no tenía vida. Además, me gusta dormir en la mañana hasta la hora que pueda. Sin embargo, ese horario es muy beneficioso, increíblemente productivo para uno, y en cuanto a los clientes es ‘pico-pico’. Yo ahora estoy en el siguiente pico. Cuando tenía el horario de 5 a 8 de la noche sí me comenzó a ‘pesar’ porque no me permitía hacer teatro y esa es la otra cosa que me gusta. Es fregado lo del horario, saber que tienes que adaptar todo, no es juego, es un hijo.”

“El primer día al aire, con Chataing, estaba entrando a 92.9 con el Monstruo. Todo el mundo estaba pendiente del programa porque había mucha expectativa alrededor de Luis. Recuerdo que decían: ‘Y quién es esta niñita que metió Luis allí, por qué la metió en la móvil, será que le ‘cae bien’. Todos los oídos estaban puestos en el programa y mi saludo para Chataing fue: “Hola Luis, sí, estamos desde la Mega móvil en Doña Caraotica de Las Mercedes.”

“El día en que murió mi abuela. Mi vida privada me gusta sacarla al aire cuando voy a producir risa, no lástima, y ese día fue muy duro. Yo era muy apegada a ella, y bueno, hice de tripas corazón. Días como esos son pruebas de fuego, porque si no te interesa que se conduelan tienes que guapear.”

“Siento que he crecido con la radio y hay cosas que hoy no me interesaría decir que sí decía a los inicios, pero en este momento me interesan otros temas. No estoy diciendo que me siento vieja, sino que he crecido con el medio y ahora hablo de temas de los que me interesa hablar. Cuando nosotros comenzamos, lo que en su momento fue una radio muy irreverente, lo arrancamos sin precedente, no había nadie haciendo ese tipo de radio. Y esto no lo digo en tono echón ni nada por el estilo, lo hago con toda la humildad, pero lo único que oía en esa época era Elí Bravo. Ni siquiera conocía a Chataing. Yo a él lo conocí un día que fue a ver una obra en la que yo actuaba. Tenía que sacar a alguien del público y lo saqué a él. De allí para adelante me invitó a hacer la móvil, fui su primera pareja en el Monstruo.”