El primer portal de Venezolanos en el Exterior fundado en el año 2007. No apoyes a los oportunistas ladrones de información. Fuimos los pioneros y trabajamos arduamente para facilitarte el no estar en tu país y lo continuaremos haciendo.

jueves, 18 de septiembre de 2008

ESTO PICA Y SE EXTIENDE


Señores, creo que esta cerca el final de los boliburgueses.

Publicado por EL UNIVERSAL

Caso del maletín: desesperado Antonini amenazaba contar todo a la prensa
Contenido relacionado
Pdvsa iba a pagar a Maionica $400 mil por asistir a Antonini

07:32 AM Miami.- El empresario Guido Alejandro Antonini Wilson amenazaba al gobierno de Venezuela con contar todo a la prensa si no se respondía a las exigencias que había planteado para ocultar la verdad sobre un envío de fondos de Caracas para la campaña presidencial de 2007 en Argentina, dijo el abogado venezolano Moisés Maiónica al ser interrogado en Miami.

Antonini, venezolano, con ciudadanía estadounidense y radicado en Miami, le pedía al gobierno de Hugo Chávez que le enviara dos millones de dólares y documentos que le sirvieran para ocultar la verdad, asumiendo como propios 800.000 dólares enviados por Venezuela a Argentina.

Maiónica, acusado por Estados Unidos de agente encubierto de un gobierno extranjero a raíz de su intervención en Miami en la operación de ocultamiento de los hechos, continuó este miércoles con su declaración en un tribunal federal de esta ciudad, según reseña AFP.

Maiónica había sido contratado por la Disip para ocuparse de quitar del enredo al gobierno de Hugo Chávez tras la incautación en Buenos Aires del maletín con ese dinero en agosto de 2007, que tenía por destino la campaña presidencial de Cristina Kirchner, según grabaciones a varios de los implicados, obtenidas por el FBI.

Antonini estaba desesperado y amenazaba con contar toda la verdad, "hacer una declaración a la prensa", y aseguraba que estaba volviéndose "loco", ante lo cual el abogado se comunicó con el jefe de inteligencia de Venezuela, Henry Rangel Silva, para advertirlo, declaró el propio Maiónica ante la jueza.

"Yo le dije al general Rangel Silva lo que estaba pasando y el tomó la decisión de llamar" por teléfono a Antonini "y lo tranquilizó", dijo el abogado venezolano en la corte.

Maiónica dijo que Antonini "estaba aliviado después de la conversación" con Rangel Silva, quien luego lo llamó al menos una vez más y envió desde Caracas a un hombre de la Disip, Antonio Cánchica Gomez, a reunirse en Miami con el empresario y escuchar sus demandas.

"Antonini se reunió con Cánchica Gómez y le presentó la lista de requerimientos que yo le ayudé a resumir", contó Maiónica.

Allí se incluían, entre otros puntos, dos millones de dólares para tranquilidad de la familia Antonini por si le ocurría algo a él, el pago de abogados en Buenos Aires y recibos falsos de una compañía petrolera o contratista que justificara la propiedad del dinero enviado a la Argentina, detalló el abogado.

Además de Canchica Gómez, que está prófugo, y Maiónica, la justicia estadounidense acusa a un uruguayo y otros dos venezolanos de actuar sin autorización como agentes de un gobierno extranjero para presionar a Antonini para que ocultara el origen y destino de aquellos fondos.

Tras sucesivas reuniones con los enviados venezolanos, el empresario Antonini se contactó con el FBI, grabó a sus coterráneos, que fueron detenidos, y aportó valiosas pruebas a la justicia.

Actualmente Antonini no enfrenta cargos en Estados Unidos, pero sí en Venezuela y en Argentina. Su testimonio en el juicio en Miami se aguarda con gran expectativa para los próximos días.

Antonini llegó a Buenos Aires en un vuelo procedente de Caracas y le incautaron el maletín que llevaba en sus manos, pero que no era suyo --según evidencias que existen en la causa-- sino del ex funcionario argentino Claudio Uberti, entonces vinculado a la recolección de fondos para la campaña oficialista.

Al igual que lo hizo desde un principio la presidenta Kirchner, Uberti, desplazado del gobierno argentino tras el escándalo, negó en una presentación judicial en Buenos Aires que fuera el destinatario del dinero de la maleta.


Demasiado bueno: